Nuestro televisor es adicto al sexo

O eso parece. Encendemos la televisión y vemos sexo, “sex everywhere”. La sociedad a cambiado, lo que antes era un tema tabú como el sexo, ahora es un tema de conversación diaria. Salimos a la calle y estamos rodeados de anuncios, escaparates o montajes sensuales o eróticos.

Vamos por Internet y también nos encontramos con todo tipos de anuncios, en el caso de la web no son tan sutiles y podemos encontrar algo tan directo y concreto como chicas de compañía en Barcelona en el medio de nuestra pantalla.

mujeres-putas-barcelonaNo somos nosotros los culpables de que pensemos a menudo en el sexo. No somos unos enfermos, sencillamente la sociedad nos crea el deseo. Vivimos rodeado de sexualidad, y hay factores que nos llevan a pensar en cosas que a lo mejor no queremos, factores que nos dominan. Uno de ellos, la caja tonta.

La caja no es tonta, sabe vender

La televisión es el primer causante de difusión sexual en todo el mundo, siendo también el más antiguo de todos los medios. El sexo vende, y la caja nos vende de una forma poco disimulada una modelo irresistible con un entorno y producto perfecto.

anuncios-tvVemos contenido audiovisual lleno de hombres y mujeres con un físico envidiable, fiesta de adolescentes actuando como si fueran adultos, rompiendo las reglas, disfrutando al “máximo” de su juventud. Todo este mete en el cerebro de las personas el mensaje que toda marca quiere dar: Si nos usas, serás irresistible para el sexo opuesto, o el …