Mitos sobre la salud bucodental

¿Sabes que cada 8 de 10 personas de más de 35 años en España sufren de enfermedades de las encías? Sin embargo, la creencia popular sigue dictando que no son frecuentes ni importantes.

Podríamos decir, generalizando, que sólo las personas que han estudiado higiene bucodental en Barcelona, Madrid y otras ciudades donde hay escuelas del sector sabrían desmentir correctamente los mitos que os traemos a continuación, y que ha querido recordar la SEPA (Sociedad Española de Periodoncia) mediante la campaña “Cuida tus encías”:

Es normal que las encías sangren

Seguro que no pensarías esto de cualquier otra parte de tu cuerpo. Y lo cierto es que una encía sana no debería sangrar, ni siquiera por haber cambiado de cepillo recientemente o porque hayamos cepillado con especial fuerza en esa ocasión. Si hay sangre, se trata de un signo de inflamación y enfermedad.

Sin dolor, no hay problema

Los estados iniciales de muchos trastornos periodontales no incluyen dolor, por lo que la enfermedad puede pasar inadvertida. De hecho, a la periodontitis se la llama “la enfermedad invisible” por este motivo.

Mejor con más espuma

Otra creencia popular es que son mejores y limpian más las pastas dentífricas que crean más espuma durante el cepillado. Pero lo que realmente asegura una buena limpieza y elimina la placa bacteriana es el buen uso del cepillo, por lo que tu técnica es muy importante, así como la duración.

El enjuague bucal debe picar

“Si pica, cura”, dicen. Sin embargo,

Mejora tu salud bucodental en 6 pasos

Si quieres gozar de una boca sana y disfrutar de tus dientes durante muchos años, debes cuidarlos. Y, para ello, no tienes por qué estudiar higiene bucodental, si bien todos hemos dado algunas lecciones básicas en el colegio, o bien, el propio dentista nos ha dado una serie de consejos como los siguientes:

1- Lávate los dientes media hora después de comer

Cepillarlos en cuanto acabas de comer puede hacer que frotemos un pH demasiado ácido contra su esmalte. El pH de la boca cambia cada vez que consumimos bebida o comida, motivo por el que debemos esperar media hora para que vuelva a su normalidad, y ya podremos cepillarlos sin problema.

2- Enjuaga tus dientes después de comer

Otro modo de evitar frotar el pH ácido es enjuagarte con agua o usar un enjuague que prevenga la acidificación de la placa.

3- Primer cepillado, sin pasta

Muchas personas no saben que los expertos recomiendan empezar por un primer cepillado sin pasta, a fondo, y luego llevar a cabo uno más superficial, ya usando pasta dentífrica.

4- Cepillado de arriba abajo

Evita cepillar tus dientes de lado a lado. Lo ideal es hacerlo de arriba abajo, como si los barrieras. De este modo, evitarás llevar suciedad a la encía, lo cual podría generar gingivitis o fomentar la creación y acumulación de sarro.

5- Come queso

Este conocimiento está muy poco extendido fuera de la comunidad de dentistas y de las personas interesadas en estudiar higiene bucodental. Pero lo cierto