El consumo de tabaco en España aún es muy alto

Lo dice la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR). Advierte de que, aunque durante los años en los que la crisis económica hizo más mella se redujo el consumo del mismo en España, fumar todavía es un hábito muy extendido si lo comparamos con otros países europeos. Especialmente, entre los jóvenes de 14 a 18 años. Y eso, sin contar a los usuarios del cigarro electrónico.

El doctor Joan B. Soriano, asesor científico de la SEPAR y epidemiólogo, ha declarado lo siguiente al respecto: “La pérdida de poder adquisitivo de la ciudadanía durante la crisis económica trajo beneficios colaterales para la salud respiratoria por la reducción del consumo de tabaco y la polución procedente de fábricas y coches”. Al parecer, antes de la crisis, entre los años 2004 y 2007, el consumo de tabaco ya había caído un 7%, mientras que, entre los años 2008 y 2011, en plena crisis, se redujo en un 34%. Claro que también debió de tener algo que ver la entrada en vigor de la Ley antitabaco del 2006, que restringía el consumo de tabaco en espacios públicos.

Pese a todo, Soriano declara que el consumo en España sigue siendo “muy elevado”. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene datos que aseguran que todavía el 30’3% de la población es fumadora. Especificando, un 33% de hombres y un 27’8% de mujeres.

Pero los porcentajes no hacen sino empeorar cuando nos fijamos en fumadores de edades más tempranas; son