A lo largo de nuestra vida es altamente probable que se nos presenten, a nivel personal o profesional, situaciones relacionadas con la justicia donde no sepamos desenvolvernos con autonomía y seguridad por desconocer con detalle las normas y leyes que rijan el asunto en particular. Será en esos casos cuando echemos en falta la ayuda de un profesional, un entendido en la materia que nos ayude a resolver nuestros problemas.

La asesoría jurídica viene a ser, básicamente, el asesoramiento en todo tipo de cuestiones de Derecho, las de Barcelona son las líderes en el sector. El conjunto de normas y leyes que rigen nuestra sociedad es grueso e incluso para los más informados a menudo las competencias parecen solaparse, por lo que a menudo es complejo esclarecer cuál es el camino correcto para hacer las cosas. Ante esta necesidad, tanto particulares como empresas requieren a menudo de los servicios de profesionales jurídicos que estudien el caso en profundidad y orienten sus pasos para tramitar y resolver este tipo de cuestiones legales siempre con el mejor resultado para el cliente.

Los servicios de asesoría jurídica consisten en ofrecer a los clientes información y consejo frente a los trámites a realizar frente a otros particulares, entidades o la administración pública. Cubren desde una primera asistencia o consulta hasta la defensa jurídica ante un juzgado.

 

¿Cuándo necesito asesoría jurídica?

Contar con un despacho de abogados de confianza que le proporcione asesoría jurídica antes de cada trámite es de gran importancia. No sólo para las empresas, ya que también los particulares llevan se relacionan con alguna materia del Derecho en su actividad diaria. Desde un divorcio o la reclamación frente a un seguro de automóviles hasta la constitución de una sociedad o defensa jurídica ante un tribunal.

Por lo general, las consultas y trámites más comunes en un despacho de asesoría jurídica son la asistencia especializada dentro de cualquier rama del Derecho, los análisis preventivos antes de contraer posibles responsabilidades, la elaboración de dictámenes y todo tipo de documentos jurídicos, así como la negociación entre partes enfrentadas para encontrar acuerdos que eviten la vía jurisdiccional.