asesoría legal lliteras

El 1 de enero pasado entro en vigor el “papel cero”, el cual es un paso más para digitalizar la Justicia española. Los actores del proceso judiciales quedan obligados a relacionarse mediante la aplicación Lexnet. Los abogados recibían las notificaciónes por Lexnet y también las contestan.

 

Más allá de los problemas que hayan podido ocurrir a la hora de implantar el modelo, las vacaciones de verano son una nueva prueba de fuego que preocupa y mucho a los abogados laboralistas que ofrecen servicios de asesoría legal, tanto a empresas como a particulares.

 

En agosto no se detiene la actividad en los Juzgados de lo Penal y desciende en otras esferas como lo Contencioso Administrativo, lo Civil o lo Social. Aunque a ritmo más bajo, sí que pueden darse cambios en los asuntos de orden Social. Por esto los letrados especializados en estos tipos de caos temen que el ordenador les acompañe a las playas.

 

Los jugados de los Social pueden notificar a los abogados mediante Lexnet los cambios que se produzcan en los procesos, una notificación que se hace efectiva tres días después de que se haya enviado. Los plazos que se establecen en la ley para los trámites judiciales, comienzan de forma irremediable a correr. Con el papel cero ha cambiado la manera de notificar los trámites, pero no los plazos que tiene la legalidad.

 

Hasta el año pasado había entre abogados laboralistas y secretarios judiciales un código de buenas prácticas en el que se respetaba el derecho al descanso de los abogados y solo se notificaban los cambios que eran realmente urgentes.

Este año, que es el primero en ser vigente el nuevo sistema, los profesionales no saben muy bien cómo va a transcurrir el tema. Algunos ya se ven viajando con un ordenador y el lector de tarjetas con el que se accede a Lexnet.

 

El gremio ha enviado una recomendación de buenas prácticas a los letrados de la administración de justicia para que en agosto solo se envíen notificaciones de procedimientos urgentes a los que se señalen en ese mes o en la primera quincena de septiembre. Una recomendación que no se asegura que vaya a ser así, pues los propios letrados de la administración de justicia son los que tomarán la decisión de notificar o no.

 

Opiniones hay de todos los gustos, algunos abogados consideran que el sistema ha mejorado mucho sus condiciones laborales en el verano. Ahora tienen que llevarse el ordenador, pero pueden hacer los trámites sin tenerse que mover de su lugar de vacaciones, hace años tenían que personarse en el juzgado para realizar algunos trámites.