recambios frigorificos

Una casa sin nevera es como una tragedia griega. Está claro que necesitamos una y que funcione perfectamente si no queremos llorar largo y tendido primero por los alimentos que se echan a perder (y que seguro que no han valido poco dinero) y segundo por la precariedad en la que vamos a estar hasta que venga el técnico a arreglarla. Pero además, claro está, no es plato de gusto enfrentarse a la factura que trae consigo el especialista en reparación.

 

Por eso te traemos este post, porque para solventar los problemas rápido y sobre todo para ahorrarte un buen dinero algo realmente útil son los recambios de frigorífico. Son piezas certificadas por los fabricantes, de las distintas marcas, y te permiten arreglar tu problema sin necesidad de técnicos.

Los problemas más habituales de un frigorifico

Hay piezas que sufren mayor desgaste, otras que deben trabajar más intensamente… y por eso hay una serie de problemas que suelen manifestarse con mayor frecuencia. Identifica cuál es tu problema y ya sabes qué pieza de recambio para tu frigorifico necesitas comprar.

 

  1. Compresor

Es de las piezas que más trabaja porque es la responsable de generar frío. Cuando el compresor falla tanto la nevera como el congelador pierden totalmente su temperatura y está claro que eso es un problema. Las causas pueden ser varias, desde un problema en el pistón hasta que haya un corte en la bobina. Sea por lo que sea habrá que reemplazar por un nuevo compresor.

 

  1. Luz interior

Nada gravísimo pero es un incordio cuando vas a abrir la nevera y no hay luz, en especial por la noche. Cuando se funda la tuya (aunque suelen durar mucho) o si se estropea por una sobrecarga eléctrica, recuerda que puedes hacerte con recambios frigorificos originales y que tu bombilla deberá ser de 15w como máximo. También mira que la rosca sea E-14 (es la que suelen tener la mayoría de neveras).

 

  1. Condensador (el panel trasero)

En efecto en la parte posterior de tu nevera hay una pieza relevante y es el condensador. Se encarga de distribuir el frío por el frigorifico, de abajo arriba, pero es posible que se congele y entonces no llegue suficiente frío a la parte de la nevera. Consecuencia: el compresor se ve forzado a trabajar más para generar más frío y dar la temperatura adecuada a la nevera, con lo que es probable que del sobreesfuerzo acabe estropeándose. Antes de que eso pase la solución es tan sencilla como limpiar con un cepillo el condensador o, si está muy helado, vaciar la nevera y dejarla descongelar durante 24h. Después ya irá bien y el frío se distribuirá correctamente.

 

  1. Filtros

Están en tu frigo para atrapar la humedad y si funcionan bien tienen que estar calientes o a temperatura ambiente. Tócalos de tanto en tanto para asegurarte de que es así. Si están fríos o congelados, lo mejor es reemplazarlos por unos filtros nuevos. Con unos recambios oficiales de tu modelo será una operación muy fácil.

¿Te ha parecido útil el post? ¡Comparte estos trucos con tus contactos en redes sociales!