Los mejores métodos para dejar de fumar

Los mejores métodos para dejar de fumar

Conseguir dejar de fumar es un importante reto personal que además de procurar una clara mejora en la salud y en la economía del ex fumador, también supone una profunda satisfacción. Sin embargo, abandonar el tabaco para siempre no es tarea fácil.

Por suerte, a día de hoy encontramos diferentes métodos que nos ayudan a dejar de fumar. En este artículo te los explicamos para que puedas optar por el que mejor se adapte a ti.

Vapear

Vapear es fumar cigarro electrónico. Además de ser menos nocivo de por sí que el tabaco normal, la principal ventaja del líquido del cigarrillo electrónico es que podemos regular la cantidad de nicotina que inhalaremos y gracias  a ello es más fácil abandonar el hábito del tabaco de manera progresiva y menos agresiva.

Este método es especialmente efectivo para gestionar los momentos de flaqueza sin abandonar el propósito. Es un buen sustitutivo del cigarro para aquellos momentos en los que fumar formaba parte de la rutina diaria, como la hora del café o después de comer.

Chicles de nicotina

Son efectivos para calmar el “mono” y reducir la sensación de abstinencia, ya que tendremos a nuestro cerebro entretenido con otra cosa. Sin embargo, también contiene nicotina, por lo que es una ayuda pasiva y menos efectiva que otros métodos, y es que, al contrario de lo que ocurre con los cigarros electrónicos, no podemos controlar esta dosis de nicotina. Debemos contar con la ayuda del farmaceútico para no abusar de su consumo.

Hipnosis

Muchos ex fumadores aseguran que han dejado de fumar para siempre gracias al método poco convencional de la hipnosis. Para que este tratamiento tenga efecto, el fumador debe completar un proceso de auto conocimiento y enfrentarse de manera directa con su adicción, por lo que no es suficiente con asistir a una cita con el terapeuta; sino que también es necesario tener la férrea voluntad de querer abandonar el tabaco.

Acupuntura

La acupuntura también sirve para calmar el mono, pero debe ir acompañada de fuerza de voluntad por parte del fumador para dejar de serlo. Este tratamiento equilibra la producción de los neurotransmisores (dopamina y serotonina) que reducen la ansiedad y el estrés del síndrome de abstinencia.

El mejor apoyo para los momentos difíciles a la hora de dejar de fumar es recordar los motivos que te han llevado a tomar esa decisión. Si además cuentas con el apoyo de tu familia, tus amigos y tu círculo más cercano, el reto también será más fácil de conseguir. La recompensa por dejar de fumar merece la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *