¿Cuál son las consecuencias de uso de fertilizantes para las plantas?

¿Cuál son las consecuencias de uso de fertilizantes para las plantas?

Los fertilizantes se emplean para complementar los nutrientes que ya existen en su suelo y poder ofrecer un menú completo a nuestras plantas y cultivos; sin embargo, debemos emplearlos con cuidado si no queremos provocar daños como la contaminación de aguas o el empobrecimiento del sustrato natural. Para evitar este tipo de problemas, en este artículo vamos a hablar sobre el efecto de los fertilizantes para las plantas y cómo puede ayudar a mejorar o a comprometer el rendimiento de un cultivo de semillas de marihuana, de hortalizas o simplemente de flores de jardín.  

¿Cómo actúan los fertilizantes en las plantas?

Un fertilizante inadecuado puede retardar el desarrollo de las plantas y causar síntomas de deficiencia como clorosis foliar (amarilleamiento), muerte del follaje y retraso en el crecimiento. La falta de alimentos vegetales significa que la planta tiene niveles insuficientes de los nutrientes minerales que necesita para poner en funcionamiento su metabolismo, como es el nitrógeno para las proteínas y el magnesio para clorofila, así como numerosos micronutrientes que actúan como activadores de enzimas. Por ejemplo, una planta empobrecida en nitrógeno pierde su color verde natural porque que no puede producir una clorofila verde adecuada.

 

Aún así, la mayoría de las plantas, como las flores o los árboles en la naturaleza, no parecen cloróticos, pero reaccionarían con un desarrollo más rápido y se volverían más verdes si se los alimenta con fertilizante de nitrógeno. Por lo tanto, en la naturaleza, el nitrógeno normalmente controla el crecimiento de las plantas, las plantas simplemente aflojan su desarrollo para acomodar el suministro utilizable de nitrógeno. Por tanto, la presencia de nuevos elementos no indispensables, aunque no sean necesarios, también reportan efectos favorables en el desarrollo de la planta.

Las necesidades nutricionales de las plantas

Los elementos necesarios para la nutrición de las plantas son nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, zinc, cobre, molibdeno, magnesio, hierro, azufre, manganeso y boro. Las plantas pueden encontrarlos de forma natural en el suelo o se les puede suministrar con el fertilizante adecuado al tipo de tierra. En cambio, hay otros elementos que las plantas reciben tanto del suelo como del aire, y son el carbono, hidrógeno y oxígeno.

Elementos como el boro, el zinc, el manganeso, el hierro, el cobre y el molibdeno se conocen como micronutrientes, ya que las plantas simplemente necesitan dosis realmente pequeñas. Aún así, son tan necesarios para el desarrollo de la planta como los macronutrientes nitrógeno, fósforo y potasio que se necesitan en  mayor cantidad.

El rendimiento real de los fertilizantes

Los fertilizantes pueden ayudar a modificar la calidad y la buena salud de los árboles y cultivos en general, ayudando a que las plantas sean más inmunes al ataque de organismos patógenos e insectos.

 

Sin embargo, la reacción del fertilizante en el suelo cambia con la planta y el medio ambiente. La riqueza del suelo, la aireación, el drenaje, la exposición al sol y la corriente de aire, la temperatura del sitio y la cercanía a edificios, paseos y calles son solo algunos de los numerosos elementos que determinan el crecimiento de las plantas. El fertilizante no es lo único que afecta el crecimiento de las plantas. Por tanto, el rendimiento que nos aporten los fertilizantes puede ser muy variable y depende de muchos factores, lo que se traduce en que sí queremos mejorar nuestras plantas y cultivos podemos apoyarnos en su uso, pero siempre en conjunto con todos los demás cuidados.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *