Cómo reducir el estrés en la empresa

Cómo reducir el estrés en la empresa

La productividad de los trabajadores depende, en gran medida, de su motivación. Pero no podemos mantenerlos motivados si se sienten cargados de estrés. Salir del trabajo a diario sintiendo que la empresa nos ha drenado la energía es una de las peores sensaciones que puede sentir una persona y que, además, va minando su espíritu día tras día.

Por ello, queremos ayudarte a crear un ambiente óptimo para reducir el estrés de los trabajadores con algunos consejos y medidas que el empresario puede llevar a cabo:

Un poco de ejercicio al día

Algunas empresas de alrededor de Europa han implementado los 10 minutos de ejercicio al día. Esto ayuda a desconectar, a estirar los músculos y a realizar teambuilding. No es necesario que los trabajadores se conviertan en unos runners profesionales que lleven una caja de progen en sus bolsas, sino que tengan un rato en el que desconecten y gracias al que su cuerpo se sienta mejor.

Haz que tu oficina esté llena de vida

Un espacio gris y aburrido no contribuye en absoluto a que los trabajadores se sientan motivados para dar su mayor esfuerzo. Por eso, una gran idea podría ser decorar la oficina de cuantas maneras se te ocurran. Por ejemplo, la simple acción de colocar plantas en zonas específicas colabora a la hora de animar el ambiente.

También puedes optar por pintar las paredes de dos colores, y colocar algunos pósters o cuadros que puedan representar, en cierta medida, la personalidad del equipo.

Los asientos de los empleados deberían ser cómodos, y hay que vigilar que se encuentren en buen estado.

En cualquier caso, en cuanto a la decoración, si crees que no serás capaz de hacerlo bien sin ayuda, siempre puedes contactar con un profesional, alguien que se dedique al diseño o a la decoración de interiores.

El agua, gratis

Proporcionar agua gratis a los empleados es algo básico en una buena empresa. Si añadimos leche, café y snacks saludables, estarás mejorando la oferta básica y ayudando a que tus empleados se sientan cuidados y, por lo tanto, más motivados.

Controla las horas extra

Tus empleados no deberían llevar a cabo horas extra que no cobren. De hecho, mejor si no deben llevarlas a cabo. Si se convierte en algo habitual, sólo conseguirás que se agobien y sean infelices.

Con estos consejos, seguro que conseguirás reducir el estrés y mejorar la motivación de los empleados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *